Título
Título

A la cárcel dos policías señalados de torturar a una joven en Neiva

Dos policías fueron enviados a la cárcel por un juez de Huila, señalados por los delitos de secuestro simple, tortura y abuso de autoridad.

Se trata del exteniente Cristian Felipe Arteaga Santacruz y el expatrullero Jhoann Manuel Álvarez, acusados de ser los responsables por los hechos ocurridos el pasado 21 de diciembre en el barrio Alberto Galindo en Neiva, donde los exoficiales habrían agredido brutalmente a Irma Julieth Usaquén Rueda, de 19 años.

Según el Diario La Nación, por el hecho hay otros dos policías procesados: Jeimy Marcela Rodríguez y Yeison Arley Palacio Ospina.

Irma Julieth contó que los policías se la llevaron por la fuerza en una patrulla señalando que era cómplice del hurto de una motocicleta bajo la modalidad de halado.

Sin embargo, la joven le contó al periódico Ole Mi Diario que la confundieron porque tenía las mismas características de la mujer que supuestamente habría participado en el hurto.

“Me llevaron por detrás del barrio Villa Cecilia, un sitio enmontado y solitario por donde pasan los tubos de la petrolera con crudo caliente, me bajaron de la camioneta halándome del cabello, me golpearon en repetidas ocasiones con puños y patadas en la cara y el estómago, y también en la cabeza con la cacha del arma. Me decían que yo tenía que dar razón de una moto que se habían robado ahí en el barrio”, manifestó la joven.

Agregó que “me sentaron a la fuerza en los tubos y me amenazaron con quemarme la cara”.

Usaquén Rueda aseguró que en un principio ninguna autoridad creyó en su versión, por lo que se contactó con LA F.m. y le mostró fotos al medio. La joven contó que se había salvado gracias a unos soldados que patrullaban por el sector y que pararon las agresiones.

“Los policías me lavaron la cara con leche y me llevaron a la URI. Ellos decían que me había caído de una moto en una persecución por robo, pero cuando un fiscal me mandó a Medicina Legal allá se dieron cuenta que tenía quemaduras de tercer grado”, narró.

Dijo también que no solo fue víctima de golpes y quemaduras, “me acuerdo que cogieron excremento de vaca seco y me obligaban a comérmelo”.

La joven aseguró que tiene miedo porque la han llamado a ofrecerle dinero para que “arregle por las buenas”.

huila