Título
Título

El alcalde de San Agustín, denunciado por su mujer por supuesto maltrato

No es usual que una primera dama estalle recién entrada al poder, renuncie a sus privilegios y termine en contra de su compañero sentimental. Ocurrió en San Agustín. La protagonista: Liliana Jiménez Correa. El supuesto antagonista: Ever Bolaños, alcalde de San Agustín, Huila.


La mujer- quien asegura que conoció al mandatario en 2013 en Bogotá, pero terminaron viviendo en San Agustín durante la campaña política hasta convertirse en su compañera permanente-lo denunció en la Fiscalía por violencia intrafamiliar e incluso, asegura ella, intento de homicidio: detalla unos supuestos ataques físicos por parte del Alcalde como intento de asfixia.

En el relato, Jiménez cuenta “que ella le brindaba tranquilidad durante la campaña, pese a todos los inconvenientes, trabajábamos de lleno recorriendo veredas…”. Y a finales de octubre de 2015, días después de las elecciones, Liliana quedó en embarazo y empezaron los problemas de pareja.

“A raíz de mi embarazo tuvo un cambio brusco conmigo... Yo entré en depresión, yo le decía que por qué actuaba de esa forma, él me decía que era libre en decidir con quién tendría un hijo… yo le insistía que no abortaría”, se lee en la denuncia.


El hoy alcalde- relató su compañera en la Fiscalía- empezó a perderse de casa. “…cuando él ganó las elecciones se volvió más prepotente, más agresivo e imponente. No obstante, él entró después en una etapa de paz, de tranquilidad, y pensé que había cambiado, pero no”.

Liliana perdió el bebé. “Eso para él fue la felicidad más grande del mundo”. Los problemas, las agresiones verbales, contrario a lo que pensaba Jiménez, continuaron.


En un encontrón, donde ella le pidió que dialogaran, que eran seres humanos, maduros, mayores, él se enfadó. “Él se me lanzó y cuando yo me vi estaba en el piso y él empezó a gritarme que yo por qué le decía todas esas cosas, no sé cómo hice pero forcejeando me lo quité de encima… cuando él vio que mi reacción era llorar, mientras le preguntaba qué le pasaba, que él no era ningún animal, que yo lo consideraba un buen hombre, se calmó, se marchó a una reunión como si nada”.


Lo peor

Pero el 6 de abril de 2016 pasó lo peor. “Llegué a la casa a las 10:00 de la noche, entré a la habitación, lo saludé, no me respondió, se levantó a la defensiva…yo le dije que definitivamente estaba muy decepcionada de saber que la persona que había conocido ya no estaba, le expresé que él me había utilizado durante la campaña política… él cogió el pantalón, le quitó el cinturón, él me quería pegar, yo se lo quité y en ese momento vi que su cuerpo tenía como movimientos raros, sus manos, su cabeza, cuando me vi fue en el piso, de rodillas, con los brazos hacia atrás porque me los doblaba. Me decía que yo era una hija de puta y me pedía que me muriera…yo me defendí, logré soltarme de él, pero volvió y se me lanzó e intentó asfixiarme con una mano en el cuello y con la otra en mi boca. Para defenderme yo le lancé la mano al saco de él y le rasguñé el pecho… me intentó asfixiar arrastrándome por el suelo, me dio una cachetada…intentó tirarme una varilla”.


Un médico de San Agustín, quien la atendió en la madrugada, quedó sorprendido. ¿Quién le hizo esto?, le preguntó. “Ever Bolaños”, respondió ella. ¿El Alcalde?, refutó él.
“Sí, él”, volvió a responder la mujer. Los hechos, para ella, y según dijo en la denuncia, traducirían a intento de homicidio. “Me sentía con unas fuertes lesiones en mi cuerpo, en la cabeza, por eso saqué mis cosas de la casa y terminé en el médico”. Liliana- quien aseguró en la Fiscalía que el mandatario la atacó sin haberse tomado una sola copa de licor-,  ya no vive con él, pero decidió denunciarlo.


Otra queja

No obstante, contra Ever Bolaños, alcalde de San Agustín, reposa otra queja en la Procuraduría Provincial de Garzón. La instauró Semuar Jhonfret Muñoz, un ciudadano de San Agustín que denunció “que el 14 de marzo de 2016 siendo aproximadamente las 11:00 de la mañana fui atacado verbalmente por el señor Ever Bolaños, alcalde de San Agustín.

Estando en la dependencia de Planeación Municipal, en la Alcaldía, el mandatario llegó a sacarme personalmente en un tono agresivo y me dijo que si no me iba me sacaba. Me difamaba mi buen nombre, llegando al extremo de amenazarme con agredirme físicamente. Esto no pasó a mayores porque la gente no lo permitió…yo le contesté al alcalde que él no podía sacarme de esa forma de la Alcaldía porque eran oficinas públicas y ahí tenía el derecho de estar cualquier ciudadano”. Además, dijo el denunciante, “es conocido públicamente que han ocurrido otras agresiones por parte del Alcalde con otros ciudadanos, sin que ellos se atrevan a demandar por temor a ser despedidos de sus cargos”. Y cierra su denuncia diciendo “que es conocido públicamente la persecución política que viene adelantando él a todas las personas que no votaron por su campaña, como la persecución política a los concejales Deicy Marlovy Valencia, Odelsa Ibarra, Marcos Bolaños, entre otros”.

Cierto o no, la Procuraduría y la Fiscalía investigarán de fondo estas denuncias porque el alcalde es una figura pública y la denuncia en su contra es de grueso calibre. Y se determinará si lo que le endilgan al mandatario es cierto o solo obedecen a ataques de enemigos políticos,  como él lo manifiesta.

Respuesta


Ever Bolaños, alcalde de San Agustín, aclaró en LA NACIÓN que las denuncias que le hacen en su contra no son ciertas. “Yo me estoy preocupando es para trabajar, el lunes pasado me visitó un investigador del CTI por una página en internet donde están escribiendo cosas que no son ciertas del alcalde, harán una investigación para saber quiénes son los responsables y si es la misma persona que está diciendo que lo saqué de la Alcaldía. No quiero dañar la investigación. Quiero que actúe la Justicia”.
Y agregó que hay un video de la Alcaldía que confirma que él no agredió al denunciante. “Y ahí hablaré, con pruebas, a los medios de comunicación”.



De Liliana Jiménez Correa, manifestó “que cuando uno está tranquilo y no ha hecho nada, no debe preocuparse. Si hubiera hecho algo indebido, diría sí me equivoqué, pero mi conciencia está tranquila. Una persona puede inventar diez mil cosas de otra persona, pero uno debe probar. En campaña me acusaron de que me financiaban quienes hicieron El Quimbo, y ese fue el cuento más de un año, y no era cierto. A quién le cabe eso en la cabeza”, contó.


“Ella no es mi compañera permanente, en ningún momento, ella fue una persona que llegó a la campaña, pero no teníamos una relación permanente ni éramos novios, la gente lo sabe. Cuando uno no ha hecho nada malo está tranquilo, yo me la paso en el campo en lugar de ver televisión, una novela, yo estoy es trabajando. Hay una persona que se ha dedicado a dañarme la imagen abriendo una página en internet haciendo comentarios que no son”.

-Si ella no era su compañera permanente, entonces, ¿qué era?

Una persona que me conoció en campaña.

-Pero, ustedes tuvieron una relación…

Sí, una relación de amigos.

-Ella dijo que vivió en su casa, con usted…

Sí, ella estuvo, se hospedó en mi casa en el tiempo de la campaña, no más… acá le dañan el nombre a una persona, de mí han dicho en esa página que soy novio de la Comisaria, de todo, eso no es cierto…

-¿Qué opinión le merece Liliana?

Un buen ser humano, una muy buena persona, le pido a Dios que la bendiga, que la proteja, que le dé lo mejor de la vida.

-Pero ella lo está denunciando por intento de homicidio…

Ella está sentida porque, de una y otra manera, se deja llenar de cosas feas la cabeza por parte de personas que son enemigas políticas mías, de los que perdieron, pero ella es muy buena persona, el mejor ser humano que yo conozco. Yo prefiero esperar a que avancen las investigaciones para hablar bien con la prensa.
Fuente: La Nación

huila