Leidy Vanesa no aguantó más, falleció esta mañana en Neiva

Luego de que médicamente se declarara como muerta y que inexplicablemente retornaran sus signos vitales, la niña Leidy Vanesa Chavarro Burbano, falleció esta mañana en Neiva.

La noticia fue confirmada por La rectora de la Institución Educativa La Gaitana, Betzabé Escobar; quien manifestó que su traslado se produce a esta hora desde la capital y que su sepelio se realizará en la ciudad de Pitalito.

Historia

Leydi Vanesa Chávarro Burbano, una chica de 13 años y que cursa séptimo grado en el colegio La Gaitana del municipio de Timaná, quien hasta hace poco más de una semana tenía una vida normal como la de muchos otras niñas de su edad, hasta que hace aproximadamente ocho días, sufrió un accidente cerebrovascular.

Este desafortunado suceso se presentó hacia las 12:30 del mediodía, cuando Leydi Vanessa, como en muchas otras ocasiones, después salir de estudiar se disponía a esperar a su padre quien es el que todos los días se encargaba de hacerle el recorrido en su motocicleta -ya que la familia Chávarro Burbano vive en zona rural de Timaná- cuando de repente compañeros y profesores, que se encontraban en ese momento a su alrededor, notaron que ella empezó a llevarse las manos a la cabeza y a expresar que sentía como una picada en la cabeza y seguidamente se desmayó.

“Hace 8 días ella salió normal del colegio sin ningún percance y estaba muy feliz por una buena nota que había sacado en un examen, ya que ella es muy buena estudiante, llena de muchos valores, amigable con todos los compañeritos de clase, ese día, normal, salió; y cuando estaba esperando al papá, de repente le dio una picada en la cabeza y se desmayó, cayendo al suelo, de inmediato nosotros pensamos en lo más lógico que fue levantarla y llevarla al hospital”, manifestó María Dolores Escobar, profesora de la Institución Educativa La Gaitana.

Desde ese momento, todos sus compañeros y profesores quedaron conmocionados, ya que no se explicaban cómo a una niña tan joven y llena de vida le había podido pasar esto. Tan pronto perdió el sentido, Leydi fue trasladada al hospital de la localidad en la que no duró mucho, dada la complejidad de su cuadro clínico, siendo remitida al municipio de Pitalito, para finalmente se llevada a la clínica Mediláser de la ciudad de Neiva.

En la capital opita, los galenos después de realizarle una exhaustiva valoración médica llegaron a la conclusión de que el accidente cerebrovascular se había presentado por falta de sangre en el cerebro debido a la obstrucción de una vena cerebral, posterior a este dictamen, se empezó por parte del personal médico a realizársele un tratamiento para poder salvarle la vida.

Difusión de la triste noticia

El triste día en el que los galenos les dieron una de las peores noticias que se le pueden dar alguien, lo cual es informar la muerte de un amado hijo, trasmitieron las malas nuevas al colegio en el cual, por espacio de dos años había estudiado y vivido algunos de los momentos más felices de su infancia, inmediatamente causó un gran desconsuelo a toda la comunidad educativa en general.

“La primera reacción de la comunidad estudiantil de nuestro plantel fue esperarla con ramos, los niños tenían lista la banda marcial para recibirla con honores y la intención de todos era que la velaran en las instalaciones del colegio, pero pasó ese día y no la entregaron en el centro médico; y entonces, el miércoles pasado nosotros dijimos que íbamos a hacer una misa para ella, el sacerdote del pueblo ofició una eucaristía muy bonita y sentida, y los niños todos de rodillas pidieron por ella”, afirmó la docente Escobar.

Pero todavía no estaba escrito el final de esta historia, ya que al poco tiempo de que los médicos en consenso llegaran a la conclusión de la muerte clínica y prestos a realizarle a Leidy un último proceso quirúrgico con el fin de extraerle sus órganos –ya que ella en vida había manifestado que en caso de que partiera de este mundo, su última voluntad sería donarlos- y después de quitarle la asistencia respiratoria artificial y empezar con el procedimiento, los galenos se percataron de lo inimaginable a estas alturas, la menor siguió respirando e incluso, movió uno de los brazos, lo que provocó que volvieran a examinarla para, en medio del asombro, percatarse de que sus signos vitales habían regresado.

A pesar de esto, el panorama se presenta oscuro puesto que aunque los signos vitales de la niña estén latentes, el pronóstico que dan los galenos no es para nada alentador, sostienen que es muy remota la posibilidad de que la niña vuelva en sí.

Sin embargo, como dice mucha gente que tiene fe y cree en un ser superior, que es todo bondad y dueño de todas las vidas del mundo, la vida es potestad sólo de Él y si Él así lo tiene dispuesto, lo increíble e inexplicable considerado milagro puede suceder para que así, como en los días anteriores, los alumnos y compañeros del colegio La Gaitana y sus padres y familiares, puedan llegar a disfrutar la grata presencia de Leydi Vanesa Chávarro Burbano.

¿Qué es un accidente cardiovascular?

Los términos accidente o ataque cerebrovascular (ACV) infarto cerebral, derrame cerebral o, menos frecuentemente apoplejía, son utilizados como sinónimos del término ictus. La principal causa es la presión arterial elevada, a la anterior causa le sigue el sedentarismo (poca movilidad corporal, en especial de las extremidades inferiores, falta de caminatas que duren al menos media hora al día), el alto consumo de radicales provenientes entre otros del tabaco, frituras o grasas hidrogenadas, a lo que puede sumarse el consumo de alcohol en exceso, fumar tabaco, drogarse, padecer problemas cardíacos como la fibrilación auricular u otras afecciones inicialmente no cardíacas ni vasculares como diabetes, distrés; cualquiera de estos factores o más de uno al mismo tiempo son factores nocivos predisponentes para ACV.




Con información de Diario del Huila

 

 

huila