Pitalito entre los municipios donde llegarían más desmovilizados de las Farc en el Huila


Ayer se evaluaron los resultados del análisis que se convertirá en un documento para la planificación en los municipios.

La probabilidad de que reinsertados de la guerrilla de las Farc lleguen a Neiva, Pitalito, La Plata y Garzón es muy alta. Así lo determinó un análisis cartográfico realizado por la Oficina de Atención Integral a Víctimas del Huila en alianza con la Usaid, la Agencia Colombiana para la Reintegración y la Organización Internacional para las Migraciones, OIM.

Los factores que favorecerían la llegada de exguerrilleros a estos municipios serían los relacionados con la facilidad de encontrar inclusión social, empleabilidad, entornos seguros, participación política, apoyo psicosocial, entre otros aspectos.

Se realizaron cuatro talleres en estos municipios con la participación de cerca de 190 personas. A ellas se les preguntó sobre cuántos desmovilizados llegarían al Huila, a qué localidades, cuál sería el grado de aceptación por parte de la comunidad, los riesgos, entre otros cuestionamientos.

“La Plata, Pitalito, Garzón y Neiva podrían recibir mayor población desmovilizada por la empleabilidad y la reunificación familiar. Lo que un desmovilizado pretende es reconstruir su familia y eso no lo van a lograr en lugares con poca oferta laboral o poca capacidad institucional que los proteja”, explicó Edna Johana Cruz Bonilla, coordinadora de la Oficina de Atención Integral a Víctimas del Huila.

Los mapas fueron elaborados por personeros, miembros de la Fuerza Pública, secretarios de gobierno, presidentes de Juntas de Acción Comunal, rectores de instituciones educativas, delegados de las mesas municipales de víctimas y de otras comunidades de base.

El fin del diagnóstico es evaluar cómo está el ambiente para la reintegración y la reconciliación en el departamento. “Es una herramienta de planificación para todos los alcaldes del departamento que muestra cuáles son los riesgos en su municipio en el marco del posconflicto que tienen que ver con la reinserción de las Farc o nuevos signos de violencia que se puedan presentar cuando esta población llegue”, agregó la funcionaria.

“No estamos listos”

Durante la reunión de análisis de los resultados de los talleres realizada ayer, las organizaciones participantes coincidieron en que las comunidades no están listas para el proceso de reintegración de las Farc. Esto demandará capacitaciones focalizadas que permita fomentar una actitud de aceptación en los habitantes del departamento, que conlleve a la reconciliación.

“Hay un temor de la comunidad, una desconfianza en la institucionalidad, en cuanto a la capacidad de respuesta para atender a la población desmovilizada que llegue. El temor radica en que si no hay una empleabilidad segura para ellos, nada nos garantiza que reincidan en actos delictivos afectando los índices de seguridad de los municipios”.

Entre tanto, los municipios donde menos se localizaría población desmovilizada serían los municipios de Colombia y Algeciras, tan golpeados por el conflicto armado. “Se debe al temor de llegar a sitios donde los puedan reconocer como victimarios. Esto va a generar un choque que se pretende evitar. Además, por la categoría de los municipios. En Colombia, Baraya o Tello, por ejemplo, la oferta laboral es muy pequeña y la capacidad institucional también es muy limitada”, concluyó Cruz Bonilla.

Huila