El 1 de junio cerrará sus puertas el hotel Calamó de Pitalito

Primero fue el hotel Pigoanza, después el Timanco y a partir del primero de Junio el hotel Cálamo, edificación insignia podríamos decir patrimonio histórico de la ciudad de Pitalito.

Lina María Dussan administradora del Hotel Cálamo rompió su silencio, en medio de la indignación e impotencia que le causa, nos contó que oficialmente esta edificación dedicada al hospedaje y buen estar de propios y visitantes cerrará sus puertas a partir del primero de junio del presente año.

Ella recibió su administración en el año 2010 con expectativas muy grandes como empresaria del turismo y del sector hotelero en el sentido de fortalecer y proyectar a uno de los hoteles que lo único que le faltó fue ser declarado patrimonio de histórico y cultural de lo laboyanos.

“Es una situación muy difícil para estos hoteles tradicionales construidos con recursos bien habidos”.

Es una edificación que cuenta con los elementos integrales para la atención de huéspedes y la realización de reuniones y eventos sociales, piscina, salones, parqueadero, restaurante, alojamiento con la mejor ubicación en pleno centro de la ciudad de Pitalito.

“Debido a que en Pitalito todos los días aparece un hotel nuevo, ofreciendo tarifas que no son controladas, hacen muy difícil el sostenimiento”.

El funcionamiento del hotel Cálamo está grabado en la DIAN bajo Régimen Común lo que hace que complique su supervivencia debido al pago de altos impuestos, nómina de empleados – para garantizar la mejor atención de quienes contratan sus servicios. Bajo esas condiciones Lina María reitera que es muy complicado competir.

“La hotelería tradicional se cae a pedazos lamentablemente, porque no se hacen efectivos los controles por parte del gobierno, en temas como regulación de precios, y el dinero que ingresa y sostiene a esos hoteles, competir con tarifas de 20, 10 mil pesos noche es muy complejo”.

Con su voz entrecortada dice que siendo laboyana es triste notificar al Huila que el cierre del hotel Cálamo está a la vuela de la esquina a tan solo 20 días, destaca que la decisión ya está tomada y que no pueden seguir trabajando a perdida.

“Nosotros entregamos está edificación el 31 de mayo, y lo que nos informan sus dueños es que pasará a tener otra actividad comercial”.

Como empresaria informa que el cierre del hotel no se da por evasión de impuestos, o por mala administración, obedece a una dinámica económica subterránea que tiene en jaque a los comerciantes legales.

“Para sostener el Hotel Cálamo hemos tocado puertas en la Cámara de Comercio, y entidades del Estado que cuentan con los recursos que podrían ser un aliciente para nosotros, pero solo hemos recibido negativas, y ningún tipo de apoyo”.

Señala que su familia administra hoteles en la ciudad de Florencia, y contrario de lo que pasa en Pitalito, la institucionalidad respalda la hotelería tradicional, siendo laxos en la aplicación de requisito que hay que cumplirlos como el registro nacional de turismo, y el pago impuestos.

“Aquí uno se siente solo, desprotegido, afectado, indignado. Porque el trabajo que uno hace por rescatar este hotel que es patrimonio, nos deja sin esperanza, hemos luchado contra viento y marea durante los últimos meses pero es muy difícil rescatarlo”.

El insigne hotel Cálamo a partir de 1 de Junio inicia una etapa de transición a una edificación para oficinas.

“Yo invito a quienes ostentan el efímero poder, que no dejen perder sitios emblemáticos que son patrimonio de un municipio, por el modernismo, debemos mirar con cariño estas edificaciones, Pitalito no puede seguir perdiendo su identidad”, finalizo.

Tomado de http://www.huilahoy.com


Opine