Desplomada sobre el ataúd, Elizabeth le dio el último adiós a su hija


Tres días después de que murió su hija por fin a Elizabeth Díaz le entregaron el cadáver para que le diera cristiana sepultura.

Ella es la mujer que fue vista caminando en medio de la oscuridad en Venezuela con el cuerpo de su hija en brazos rumbo a la morgue.

La joven, identificada como Girtverlis, tenía 19 años, padecía parálisis cerebral y desnutrición crónica, apenas pesaba 10 kilos.

Al agravarse la salud de la muchacha, Elizabeth la sacó de su casa en búsqueda de atención médica.

Recorrió 3 hospitales, pero nada pudieron hacer por su hija y finalmente la joven falleció.

En uno de los centros, cercano a su casa, una médica le dijo a Elizabeth que no la podían atender porque no había luz.

Por esa razón pidió la colaboración de la Policía para llevarla a otro hospital. Al llegar le dijeron que no la podían tener por la misma razón.

“Me dijeron señora tírela al piso y yo le dije que esperaba. Él cierra la puerta y vuelve con algo de ponerle en el corazón, pero falta de luz nada pudieron hacer”, relató , Elizabeth.

Triste despedida
Cuando las autoridades aprobaron la entrega del cadáver, Elizabeth preparó todo para el velorio y lo hizo en su casa.

Por falta de dinero para el entierro, ella acudió a la solidaridad de sus vecinos.

Teniendo a su hija en su casa, Elizabeth se desplomó sobre el ataúd. Fue inevitable llorar por la pérdida de su hija.

Sobre todo cuando en medio del velorio sonó la canción ‘Qué bonita vecindad’ de la serie ‘El chavo del 8’, el que fue el programa favorito de Girtverlis.




Opine