Bebé de familia laboyana entre la vida y la muerte esperando autorización de su EPS


Incertidumbre rodean a humilde familia que espera la autorización de una cirugía para salvar la vida de su recién nacido.




Anyi Paola Buesaquillo Artunduaga y su esposo James Duvan Muñoz conocieron a las 23 semanas de embarazo que su primer hijo tenía una malformación genética.

Desde ese momento la joven pareja residente en el corregimiento Bruselas de Pitalito, se propuso hacer todo para que su bebé lograra estar con ellos.
.
En el Hospital San Antonio ya le habían indicado que la mujer debía ser remitida para que tuviera su parto bajo especial supervisión médica.




Anyi se presentó el 31 de marzo al centro asistencial y fue trasladada a la ciudad de Neiva para que recibiera atención especializada.

En el Hospital Universitario le dijeron que aún no estaba a tiempo del parto por lo que tuvo que esperar, ocho días para dar a luz.

El 6 de abril el niño nació, pero debido a su complicación (estenosis valvular severa con insuficiencia grado 2) es decir, no tiene desarrollada una válvula pulmonar que bombea sangre al corazón; ahora permanece en incubadora.

Los médicos informaron que ahí no cuentan con la especialidad que requiere Dylan, por eso han gestionado para que la ESP Comparta del régimen subsidiado autorice el traslado y la cirugía con su red de servicio, sin embargo no fue posible.




En vista de la difícil situación James acudió a la Personería Municipal, donde le ayudaron a interponer una acción de tutela el día 11 de abril. “Le hicimos la tutela con medida provisional solicitando al Juez que ordenara inmediatamente el traslado, afectivamente el Juez falló a favor ese mismo día”, indicó Alexandra Gutiérrez, abogada del ministerio público.

Entonces los padres del menor informaron que además del problema cardíaco, también posee un problema digestivo que le impide recibir alimento, entonces los médicos “le están suministrando un medicamento especial, que solo pueden darle durante los 10 primeros días porque si se le da más tiempo puede tener efectos secundarios”. Indicó el desesperado progenitor.




Al comienzo de esta semana por fin los atendieron, manifestando que el caso estaba reportado a nivel nacional, que ellos no han podido encontrar entidad que admita al niño y nos entregaron un listado de entidades para ayudar a gestionar el cupo en alguna”. Informó la delegada de la Personería.

Por su parte, James advierte que ya ha buscado todas las maneras para que atiendan su hijo pero no se ha logrado, además que no cuenta con el dinero suficiente para seguir sosteniéndose en la ciudad.

“La única clínica que tiene la especialidad de cardiólogo pediatra es Medilaser por eso pido a la EPS gestione porque la vida de mi hijo depende de eso y nosotros estamos luchando por él, esa droga que le están dando no se la pueden aplicar más y entonces no sé qué pueda pasar con mi niño”. Afirmó James Duvan Muñoz, mientras la tutela no ha sido acatada y el estado del pequeño Dylan parece no contemplar esperanzas en este mundo.

Tomado de Hechos Pitalito


Opine