La historia del sacerdote que a sus 85 años dejó la sotana para convertirse en actor porno

Categoría de noticias

Iklan Semua Halaman

Publicidad Publicidad Publicidad Publicidad Publicidad

La historia del sacerdote que a sus 85 años dejó la sotana para convertirse en actor porno

lunes, 10 de febrero de 2020

Norm Self es un ex sacerdote que decidió dar un vuelco radical en su vida cambiando sus hábitos religiosos por la actuación en películas porno. A los 85 años vive en California, Estados Unidos, y acaba de estrenar su tercer film para adultos. Su historia adquirió una masiva difusión luego de que la cadena británica Channel 5 la incluyera en su documental On The Game: The Sex Business, que muestra historias de vida vinculadas al sexo.

Self fue criado en una familia sumamente conservadora y religiosa. A los 18 años se unió a la iglesia de su congregación local y tiempo después se convirtió en sacerdote del estado de California, en Estados Unidos. A los 20 se casó y estuvo unido en matrimonio durante 28 años, hasta que se divorció.

En diversas entrevistas, el hombre contó que a las 60 años comenzó a recibir en su Iglesia a otros hombres que creían ser homosexuales y le pedían ayuda para saber qué camino tomar con respecto a la religión. Fue a partir de esa experiencia que asumió su homosexualidad.

Self abandonó a la iglesia y se puso en pareja con un hombre, con el cual ahora convive y llama "compañero de casa" y con quien asegura vivir pleno. Fue justamente su pareja, de la cual no trascendió su identidad, quien lo invitó a participar de su primera película erótica con otros hombres a cambio de dinero y muchas experiencias "alucinantes".

El ex sacerdote afirmó que disfruta de participar en estas películas y aseguró que está a gusto con vivir su sexualidad libremente.

"Las personas tan mayores como yo deberían tener una mente más abierta en estos temas y liberarse mucho más. Mi yo de 85 años es mucho más vital que mi yo de 45 años. Es como si mi energía erótica se hubiera apoderado de mí y me habitara", declaró.

Consultado sobre el aprendizaje que puede dejarle a los jóvenes, Self destacó: "Aprendan a prestar atención y buscar las sutilezas. Aprendan a notar, a disfrutar y a dar gracias por esas cosas más sutiles en la vida que lo hacen más agradable. Y aprendan a amar de verdad a cada pareja con la que tienes relaciones sexuales, al menos mientras estén teniendo relaciones sexuales".

Y por último, dejó una curiosa recomendación, al menos para un exsacerdote: "Aprendan que hay muchas otras 'zonas erógenas' además de sus genitales. Conozcan y entrenen realmente su mente: ese es su mejor órgano sexual".
pauta
pauta