Túnel entre “La Picota” y la gobernación del Huila para elegir nuevo director de Comfamiliar

Es evidente que los González Villa entienden la política como un negocio harto lucrativo y por eso compiten hoy por la dirección de Comfamiliar, que puededejar “rendimientos” superiores a cualquier alcaldía y gobernación.

El respaldo a Luis Miguel Losada ha obligado a la construcción de un túnel oscuro entre Armando Ariza, detenido en la cárcel La Picota, por corrupción (saqueó para su beneficio a Comfamiliar) y la gobernación del Huila, en la que fue elegido Carlos Julio pero se impone su hermana Cielo González.

El intercambio de favores entre los González y Ariza fue abundante y por eso esperan continuarlo, con Luis Miguel Losada, hombre de su bolsillo, “amigo de la casa”, acompañante de andanzas.

Montan redes y componendas sin disimulo. El Huila sabe que Germán Trujillo es el esposo de Cielo González y su gran negocio –con el que se ha vuelto multimillonario- es la alimentación escolar. Empezó con una empresa, le cambió de nombre en el camino, diversificó con otras y siguieron creciendo la industria, transando con gobernadores, alcaldes, ministros. Y obviamente con Comfamiliar Huila.

Cuando Cielo González ya estaba saliendo de la gobernación (fue destituída por la Procuraduría), uno de sus alfiles –Julio César Triana- alcanzó a dejar firmado, en su calidad de gobernador encargado, un contrato (número 240, del 12 de marzo de 2013) por $20 mil millones de pesos para el suministro de alimentos, semanas después adicionado en $1709 millones.

La empresa beneficiada se llama “Cooperativa de profesionales de Colombia, creer en lo nuestro”, representada legalmente por Jaime Saavedra Perdomo, tan de la casa de los González Villa que su hermano, Armando, es el jefe de planeación del gobernador Carlos Julio González. Nadie sabe que Jaime tenga una industria de alimentos, pero sí que Germán Trujillo se dedica a esa actividad.

Los negocios de los González Villa y Armando Ariza se extendieron tanto que faltarán meses e investigadores para profundizar y desentrañar sus torcidos, que terminaron siendo una sociedad para delinquir, que ahora están refundando en un puente que permite ir y venir de la Picota a la gobernación, a través de terceros, para elegir a Losada.

No descarto que otros interesados anden en campaña con el mismo objeto. Los dueños de la Clínica Uros, entre otros, fueron favorecidos en exceso por Ariza.

Un ejemplo. La contratación de la EPS Comfamiliar Huila en el año 2015 fue de $296 mil millones. A las IPS públicas le adjudicaron $60 mil millones. A las privadas $236 mil millones. Y al Grupo Uros $45 mil millones.

Y algo aberrante. El 1 de marzo de 2014 le entregaron a Uros un contrato por $30 mil millones. Y en diciembre –en una sola hoja tamaño carta, sin muchas explicaciones- le adicionaron $72 mil millones (setenta y dos mil millones de pesos).

Resulta curioso que muchos de los contratos anteriores sean suscritos por Armando Ariza y cedida la firma “por poder” a Harold Salamanca, silencioso testigo de muchos entuertos.

Fuente: kienyke.com

huila