Título
Título

¿Por qué el sueldo de los congresistas crece más que el mínimo?



Santos firmó el decreto que sube 7,7% los salarios de senadores y representantes reflejando los costos salariales de todo el Estado.





A los congresistas el próximo cheque les llegará abultado: Su salario subió 7,77% y superará los $27 millones mensuales. Además recibirán el retroactivo por el incremento para los meses de 2016 que ya pasaron. En contraste el salario mínimo subió apenas 7%.

¿De dónde sale la cifra?

El salario de los congresistas no solo es importante para los miembros del legistalivo. Es decisivo para otros funcionarios del estado debido a una intrincada red de relaciones que amarra el salario de funcionarios de menor nivel a los de mayor jerarquía. 

Por ley ningún funcionario público, excepto el presidente, puede ganar más que un congresista, lo que convierte esta remuneración en un punto de referencia para la fijación de las ganancias de los demás. De hecho los salarios de altos dignatarios como ministros, generales, magistrados o jefes de los órganos de control están expresados como porcentaje del salario de los congresistas. A su vez esos salarios definen o influyen en salarios de los niveles intermedio y bajo tanto en la rama judicial como en otras entidades. Así, si el salario del congresista sube, lo hará el de los altos funcionarios y de ahí en adelante subirán los demás, en un efecto de cascada. 

Entonces ¿cómo se fija el incremento de los congresistas?: Es un promedio de lo que le suben al resto de los funcionarios públicos.

En febrero pasado el presidente Juan Manuel Santos anunció un incremento generalizado de 7,7% para más de un millón de funcionarios públicos, exactamente lo mismo que le suben hoy a los miembros del legislativo. ¿Por qué le subieron a esos funcionarios más que a quienes ganan el mínimo? Porque los sindicatos lograron negociar aumentos del IPC + 1% y en algunos casos incrementos mayores para nivelar sus salarios con los de otras actividades o para mejorar su poder adquisitivo. Esos incrementos por encima de la inflación se ven reflejados en el promedio final y terminan teniendo el efecto secundario, con intención o sin ella, de presionar al alza el sueldo de los legisladores.











El decreto 1056 del 2016, expedido este lunes por la Presidencia de la República, da el aval a los congresistas ya sean, senadores o de la Cámara de Representantes,  para cobrar la suma de $27'929.064 millones mensuales por el concepto de salario en el reajuste que dicta la ley anualmente.

Es decir, que los legisladores pasaron de ganar 25'915.435 millones mensuales, a sumarles más de dos millones (2'013.629) a su salario.

Lo representa un aumento del 7,77% en sus ingresos.

Según el decreto firmado por el presidente Juan Manuel Santos, el ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas y la directora de la Fundación Pública Liliana Caballero, esta suma empezará a pagársele a los legisladores a partir de enero de este año en un salario retroactivo, en otras palabras, se les deberá cancelar en la próxima asignación el restante de los meses anteriores de salario, cuando el aumento no estaba aún legalizado.

El alza para el salario minino mensual del resto  trabajadores del país se fijo en un 7% en enero pasando, de 644.350 pesos a $689.954.

En febrero el presidente Juan Manuel Santos había decretado un aumento del 2016 para los empleados públicos del 7,77%, que beneficiaría a más del 1,1 millones de trabajadores del Estado.

"Es la inflación más el 1%, es decir el 7,77%. Es el cumplimiento de un pacto y es un esfuerzo fiscal importante", justificó en ese momento Santos desde la Casa de Nariño.

Fuente: Dinero.com



Nación