Título
Título

Eider Arévalo y Esteban Soto opciones de medallas en Río 2016

Poco a poco, el deporte ha ido trayendo buenas noticias y glorias; medallas y reconocimientos que son el producto de años de esfuerzo, por parte de jóvenes quienes un día, a pesar de su condición económica, se propusieron conseguir un sueño dorado. Los dos marchistas de Pitalito, pero que representan los colores de toda una nación, competirán mañana por una presea olímpica.


En el marco de los Juegos Olímpicos de Río en Brasil, no podría faltar la cuota que representa al Huila en el evento deportivo más importante del mundo; ellos son Eider Arévalo y Esteban Soto, dos huilenses que han recorrido países llevando en alto nuestro tricolor y que van por un nuevo triunfo para un país que le apuesta a la paz.


Niños que se transformaron en héroes


Dos niños, que crecieron entrenando en pistas de atletismo en Pitalito, con una historia que bien podría hacer llorar a cualquiera. Tal y cómo lo relató su entrenador Eduar Chilito. En el 2003 en su proceso con las escuelas de formación del municipio encontró en el barrio Las Acacias a Eider Arévalo, un niño con no mucho talento pero sí con todas las ganas de ser un gran deportista.


“Eider no era un hombre de mucho talento en el deporte, pero era uno de los más disciplinados”, indicó el entrenador quien orgulloso cuenta la historia de estos ganadores.


Esteban Soto, era un niño con un gran talento y entusiasmo, sin embargo sufría de asma y tenía varias recomendaciones médicas que le impedían esforzarse demasiado; tal vez dos deportistas con pocas posibilidades, pensarían algunos, pero que han demostrado tener la destreza de romper marcas.


En el 2006, 40 deportistas laboyanos fueron llevados a Neiva al campeonato departamental de atletismo, Eider y Esteban participaron en la sub 15; Esteban ya era un marchista en la prueba de 3000 metros y Eider aún era corredor. Esa, su primera prueba, constituyó el punto de partida para estos dos chicos; Esteban, quien era el favorito quedó de segundo en la competencia, y Eider, quien no ganó ninguna medalla, pero que vio la participación de su compañero, decidió que desde ese momento entrenaría marcha.


A su llegada a Pitalito los dos siguieron su entrenamiento, y en pocos meses Eider superó la marca hasta del propio Esteban, quedando campeón en marcha en el 2007 en la final departamental intercolegiados, donde Esteban quedó subcampeón; premios que le dieron la clasificación a la final nacional a realizarse en el mismo año en Medellín; sin embargo, sólo uno de ellos representaría al departamento, Eider era el campeón, pero era inexperto, no obstante a sus 14 años logró quedar dentro los tres mejores con una marca de 15,05 minutos, trayendo la medalla de Bronce, la primera para Pitalito y la única que obtuvo la delegación huilense.


Un esfuerzo para consolidarse


Para el 2008, llegaron a los intercolegiados en Neiva, donde obtuvieron primero y segundo lugar en la competencia y el pase de entrada a la final nacional en Cartagena; por segundo año consecutivo sólo uno de los dos competiría por el oro nacional, sin embargo la situación se agudizó, Eider era campeón pero no tenía los zapatos que necesitaba para competir, por algunos meses había trabajado con su padre como albañil para poder comprarlos.


Sin embargo no eran los adecuados y peor aún se los entregaron momentos antes de iniciar la competencia, era el momento de tomar una decisión que debía ser ‘salomónica’, uno debía marchar y el otro correr; Eider participó con los zapatos de Esteban y con zapatos prestados ganó la única medalla de oro que obtuvo el departamento para ese año.


Eider clasifica a la final internacional intecolegiados de juegos suramericanos a realizar en Santiago de Chile; quedó como campeón suramericano con una marca de 13,33 la mejor marca que había tenido hasta el momento. Esta fue la primera medalla de oro en un suramericano que obtuvo el Huila, y por supuesto Pitalito, con un hijo de sus entrañas.


En el mismo año se presenta al campeonato nacional federado en Pereira, donde queda campeón y gana un espacio a nivel nacional, Colombia pone su mirada a este deportista.


En 2009 pasa a la categoría Juvenil, las pruebas pasaron de ser 3 a 10 kilómetros; un reto y una transición fuerte, su tiempo era de 52 minutos mientras el campeón de la categoría tenía una marca de 48 minutos. Su primera prueba 10000 metros marcha fue en Armenia en el nacional de federados, rompió su propia marca terminando con 50,59 minutos. Su entrenamiento empezó a ser más riguroso, con el único pensamiento de mejorar su propia marca. Llega hasta Puebla, México, al campeonato centroamericano de intercolegiados donde ganó la prueba trayendo de nuevo un oro para Colombia.


Finalizando 2009 se radica en Bogotá, entrenaba de lunes a viernes y los fines de semana trabajaba como mesero, vivía en condiciones precarias, lo cual lo llevó a pensar en retirarse, sin embargo su espíritu guerrero lo impidió.


En 2010, llegó a la copa de marcha en Bogotá, Eider participó por la capital del país y el entrenador Eduar Chilito llevó desde Pitalito a Esteban Soto al evento, nuevamente compitiendo en los mismos escenarios, Eider en la sub 20 queda subcampeón, mientras Esteban en la sub 17 fue  campeón.


Ese mismo año Eider es convocado a la selección Colombia al campeonato del mundo a realizarse en México, rompiendo todos los pronósticos de los favoritos, rusos, chinos, estadounidenses y queda en primer lugar, convirtiéndose en el primer campeón juvenil en Colombia. Después de esto, llega con miras a participar en los primeros juegos olímpicos juvenil en Singapur, donde llevó la bandera de Colombia, en esta competencia fue descalificado por falencias técnicas.


En el 2011 Eider y Esteban estaban radicados en Bogotá; participaron en la copa de marcha, donde quedan campeones, Esteban en la sub 17 y Eider en la sub 20, este año y después de tanto esfuerzo logran posicionarse como futuros referentes en marcha a nivel nacional. Empiezan a prepararse para los campeonatos mundiales juveniles de Rusia y España.


Llegan al mundial de marcha atlética en Rusia, donde Eider y Esteban participaron en los 10 kilómetros la cual le dio un nuevo oro a Arévalo; sin embargo Esteban Soto fue descalificado por una intoxicación que presentó debido a la inhalación del aroma de flores endémicas.


Eider clasificó al campeonato mundial de Barcelona, donde quedó campeón convirtiéndose nuevamente en el primer campeón mundial para Colombia. En ese mismo año debutó en los 20 kilómetros en EE.UU donde logró hacer la marca para Londres 2012.


Por primera vez Eider Arévalo llega a los olímpicos convirtiéndose en el participante más joven de la selección Colombia y donde obtiene el puesto 20. Llega a Colombia y participa en los juegos nacionales en Santander de Quilichao, siendo campeón de mayores.


En los siguientes años Eider fue campeón suramericano Chile 2014, subcampeón centroamericano en México 2014, séptimo lugar en el campeonato mundial Beijín 2015, campeón del Challenger en Portugal, logrando realizar la marca exigida para clasificar a Río.


Esteban Soto fue campeón panamericano Guatemala 2013, campeón suramericano en Argentina 2013, campeón suramericano sub 23 Uruguay 2014, y clasificó a Río en el Challenger 2016 logrando la mejor marca de los clasificados por Colombia a los olímpicos.


Y ahí están, en una entrada triunfal llegaron a Río 2016, un sueño hecho realidad, no solamente de Eider y Esteban, también es el sueño de Eduar Chilito, un joven de 33 años quien en muchas ocasiones utilizó hasta el dinero del mercado de su familia por comprar los elementos necesarios de estos deportistas, un humilde pero fuerte que formó dos campeones y que hoy llora por sus glorias, alentándolos para una nueva medalla a nuestro país y a nuestro territorio Huilense.


Fuente: HSBnoticias

Pitalito