Título
Título

Este fin de semana se podrá ver una espectacular lluvia de meteoros en el Desierto de la Tatacoa

Según estimaciones científicas recientes, el asteroide que impactó a la Tierra y que ocasionó la extinción de los dinosaurios medía 10 kilómetros de diámetro. La energía liberada por semejante colisión fue resultado de las velocidades combinadas de ambos cuerpos: mientras nuestro planeta se mueve a 100.000 kilómetros por hora, el asteroide volaba a, aproximadamente, 250.000 kilómetros por hora.

Aquel evento ocurrió hace más de 60 millones de años, pero todos los años la Tierra tiene un acercamiento a los vestigios de otro cuerpo celeste al que, de acuerdo con las predicciones de astrónomos, solo el tiempo separa de una colisión con nuestro hábitat.


Se trata del cometa Swift Tuttle, que mide 26 kilómetros y ha sido llamado por muchos como el objeto más peligroso para la Tierra, por la órbita similar que lleva con respecto a esta.

De presentarse el hipotético impacto con la gigantesca roca –que también podría chocar con la Luna–, sería en el año 4479 (la probabilidad de que esto suceda es sumamente baja); mientras tanto, el Swift Tuttle, que toma su nombre de sus descubridores, en 1862, deleita a los terrícolas, año tras año, con uno de los fenómenos astronómicos que convoca a más astrónomos profesionales y aficionados de todas partes: las perseidas, diminutos fragmentos de hielo, polvo y pequeñas piedras que se desprenden del Swift Tuttle y que, al entrar en la atmósfera terrestre, generan destellos de luz que son visibles desde la superficie. Aunque popularmente al evento se le llama lluvia de estrellas, en realidad se trata de meteoros.

Cuando entran a la atmósfera, las partículas del Swift Tuttle vuelan a 216.000 kilómetros por hora, pero, por su tamaño, son totalmente inofensivas para la vida terrestre.

“El cometa tiene una órbita similar a la de la Tierra, por lo que durante esta época del año, especialmente entre el 11 y el 13 de agosto, este se encuentra con esas partículas que se separan del cometa al pasar cerca del Sol”, explica José Gregorio Portilla, director del Observatorio Astronómico Nacional.

Para ejemplificar el fenómeno, Portilla hace una analogía con el ciclismo: “el cometa es como el líder del pelotón, mientras que las fracciones que va dejando son los rezagados, mientras que detrás viene la Tierra, que se encuentra con estos, pero nunca con el que va adelante”.

Portilla dice que la razón por la cual se pueden llegar a ver más de 100 de estos objetos por hora durante la lluvia es que, pese a su tamaño, llevan mucha energía cinética, la cual ‘choca’ con la atmósfera, a unos 50 kilómetros de altura.

El astrónomo Germán Puerta agrega que las perseidas son “una de las más conocidas lluvias de meteoros y son denominadas así porque parecieran provenir de un punto del firmamento localizado en la constelación Perseo”.

Puerta afirma que la mejor hora para apreciar este espectáculo es la madrugada, desde la una de la mañana, y que no se necesitan instrumentos especiales, sino simplemente estar ubicados en un lugar con buenas condiciones de visibilidad.

En primera fila


En Colombia, uno de los mejores sitios para ver a las perseidas será el desierto de la Tatacoa, en el Huila. Guillermo García, director del observatorio ubicado en este desierto, considerado por muchos como uno de los mejores espacios del mundo para estudiar los astros, afirma que la de este año será una buena oportunidad para ver a las perseidas desde la Tatacoa, en donde, además, se llevará a cabo el Primer Festival Astronómico en este desierto.

“Lo principal que deben tener en cuenta quienes lleguen al desierto –dice García– es tener la disposición y las ganas de pasar la noche viendo las estrellas”.

Cortesía; Tiempo.com

huila