Pericongo ¡YA!


Por: Melquisedec Torres

No hay ninguna duda de que el primer problema que debe afrontar el nuevo Presidente de la República para el Huila, y que debe resolver en el menor tiempo posible es la crisis vial de Pericongo en la concesión 4G Neiva -Pitalito -Santana. Y anexo a eso, planificar desde ya la pavimentación de los 39 km que faltan en la carretera nacional Isnos- Paletará -Popayán.

Pericongo es, desde hace ya 10 meses, la mayor crisis vial del Huila y el gobierno de Santos solo aplicó pañitos de agua tibia, tanto sobre las vías alternas como sobre la misma concesión que lleva ya dos años, 24 meses, más de 700 días de atrasos e incumplimientos sin que la ANI ni nadie haya ejecutado medidas de fondo contra el consorcio Aliadas de la familia Solarte.

Pericongo, señores, es el nombre del problema. Y lo que resulta más sorprendente e indignante es que la solución es elemental, simple, corta, sencilla. No se requiere una super obra de infraestructura, no son decenas de km los que se deben construir, no hay que traer a los más grandes ingenieros del planeta. No hay que invertir billones de pesos.
Son apenas dos km o menos los que se deben intervenir allí. Y no, no habido la menor voluntad ni política ni administrativa para resolver de una vez, de fondo, este sencillo problema.

Ya comenzó el nuevo gobierno. Ya está el nuevo Presidente de la República, tiene el Huila un órgano de poder como es el presidente del Congreso, en cabeza de Ernesto Macías Tovar. Tiene el Huila cuatro senadores y cuatro representantes a la Cámara que deberían ya, desde su posesión el 20 de julio, haber comenzado esa tarea de unir esfuerzos para presionar una solución de ingeniería avanzada e inmediata sobre Pericongo.

Pero no. Nada ha pasado. Ahí van los de Aliadas tratando de cubrir el hueco de la vuelta del Diablo y tapando algunos de los miles de huecos en la carretera de Pitalito a San Agustín. No más. En eso andan, sin afanes.

Y ahora, cuando llegan más lluvias, Pericongo queda cerrado, y también hay que cerrar la vía alterna por Naranjal y solo queda la muy desastrosa ruta por Acevedo, que tampoco es que aguante mayor cosa ante un incremento de lluvias. Así que estamos a punto de quedar completamente incomunicados los del sur del Huila, los de Pitalito, San Agustín, Isnos, Palestina, Timaná con todas las vías cerradas hacia Neiva y Bogotá. El desastre ahí será mayúsculo. Y no valdrá un paro porque los paros nuestros consisten en bloquear las vías y en encerrarnos nosotros mismos, así que no habrá ninguna vía para bloquear.

Hoy para el sur del Huila no hay nada más importante que Pericongo. ¿Seremos capaces de hacer algo antes de que venga el desastre completo?
Opine