Notification

×

Categoría de noticias

Buscar noticia

Iklan

Iklan

Noticias

Capturan a hombres señalados de violar a un abuelito en Neiva

5 abr 2022 | 10:33 WIB Last Updated 2022-04-05T17:33:23Z

Hasta el corregimiento de Guacirco, zona rural de Neiva, y el municipio de Aipe, llegaron investigadores de la Sijin de la Policía Metropolitana de Neiva, para hacer efectivas las órdenes de captura en contra de Luis Alejandro Comba, de 44 años de edad y Arley Charry Rivera, de 20 años, quienes serían los presuntos responsables de acceder sexualmente a un anciano el pasado mes de enero. De acuerdo con las investigaciones de las autoridades, estos jóvenes deberán responder por el delito de acceso carnal violento. El abuso Entre lágrimas, con la voz entrecortada y el dolor de recordar lo que sucedió, Sixto Charry Sánchez narró en exclusiva para LA NACIÓN, el aberrante episodio del que fue víctima, cuando dos jóvenes, reconocidos en el corregimiento de Guacirco, lo abusaron sexualmente en su propia casa. Para el día de los hechos, el longevo hombre se encontraba a varios kilómetros de su vivienda, luego de ser invitado por un allegado a departir algunas cervezas, según el escalofriante relato del anciano, una vez iba a retornar a su casa, inició su calvario. “Iba caminando, pasé por un callejón porque yo vivo en una habitación y queda por un callejón, en el trayecto me encontré a dos muchachos, del pueblo, conocidos, jóvenes residentes en Guacirco, que jamás me imaginé pudiera hacer algo así (..) de repente me tomaron por la fuerza, uno me cogió de las manos y el otro seguía instrucciones, en medio del forcejeo me colocaron un trapo mojado en la cara, la intención era en la nariz, pero yo me moví mucho y terminaron colocando el trapo en los ojos, yo perdí la vista por algunos minutos, empecé a ver todo oscuro, me dolió la cabeza, y me sentía desorientado; prácticamente a rastras me llevaron hasta mi casa, que estaba muy cerquita, me sacaron las llaves del pantalón y entramos, me tiraron en la cama, yo tenía las manos atadas y a uno de ellos encima de mí ejerciendo presión. Minutos más tarde, el otro me bajó los pantalones y me abusó, entre gritos, suplicas de auxilio y clamor, les pedía no lo hicieran, les pedía me soltaran, pero ese muchacho terminó lo suyo (…) y cuando ya abusó sexualmente de mí, se quitó, como pude me solté de una mano y encima de la mesa de noche mía hay un cuchillo e intenté tomarlo, ellos al ver eso, salieron corriendo, porque mi intención fue matarlos”, narró entre lágrimas el afectado.



×